Sistemas Hortícolas Almería

Invernaderos ecológicos: trucos y consejos

20 abril 2020

La agricultura ecológica crece constantemente. Cada vez son más las hectáreas cultivadas con esta forma de producción. El hecho de que la agricultura ecológica este creciendo año tras año, se debe principalmente a dos factores fundamentales:

  1. La conciencia cada vez mayor por respetar y preservar el medio ambiente. Evitando el uso de productos químicos, fertilizantes, plaguicidas o insecticidas que provocan la contaminación del suelo.
  2. El otro factor fundamental para el crecimiento de la agricultura ecológica es el de la mejora de la Salud. Si evitamos el uso de insecticidas o plaguicidas, estamos consiguiendo que ese fruto, verdura u hortaliza no se alimente de productos químicos que a la postre entran en nuestro organismo, con los efectos que esto puede tener.

En España, como en muchos países de la Unión Europea, el uso de fertilizantes y plaguicidas tienen un control exhaustivo. Todo lo que se produce esta testado y comprobado clínicamente para que ese alimento sea apto para el consumo humano y no necesariamente tiene que tener efectos nocivos para la salud.

¿Cómo tiene que ser un invernadero para considerarse ecológico?

Para que su invernadero pueda estar catalogado como ecológico tiene que cumplir con el reglamento que marca la Unión Europea, (El reglamento (CE) No. 834/2007 del Consejo de 28 de junio de 2007). A continuación, detallamos algunos de los pasos a seguir según la normativa:

Preparación del terreno

Como hemos mencionado anteriormente, el suelo o tierra de nuestro invernadero tiene que estar libre de plaguicidas, fertilizantes, productos químicos, etc.

Para ello debemos emplear algunos métodos de desinfección del suelo como pueden ser la solarización, biofumigación, etc. nutrir el suelo con abonos ecológicos, para que luego nuestra plantación no tenga ningún residuo químico.

Además de todo esto, se requerirán de unos plazos de seguridad para garantizar que el suelo está libre de cualquier posible contaminación.

La Planta

La semilla obtenida o las plántulas o plantones deben haber sido producidas de manera ecológica. Para ello hay viveros y semilleros especializados en este tipo de producción.

Durante todo el desarrollo del cultivo, debemos prevenir la aparición de posibles plagas ejerciendo un control biológico sobre ellas. Es decir, con toda una serie de insumos que a su vez tienen que ser previamente catalogados y autorizados para uso en producción ecológica.

Control del clima en el interior del invernadero

Otro aspecto fundamental es control el clima en el interior del invernadero. Existen varios medios para controlarlo, desde sistemas más económicos como las mallas de sombreo, mallas mosquiteras, anti-trips, materiales de cubierta, ventilaciones cenitales y laterales; hasta sistemas más sofisticados como pantallas térmicas, calefacción, cámaras de aire o humidificadores.

¿Cuáles son sus beneficios?

La agricultura ecológica aporta hortalizas y verduras de gran calidad con numerosos beneficios para la salud del ser humano. Por esta razón, año tras año cada vez más personas adquieren estos alimentos. Estos han aumentado significativamente su consumo en los últimos años con una variedad cada vez mayor en su oferta.

Los beneficios más destacados son:

Calidad de la producción

La producción de ecológico en invernaderos aporta una gran calidad nutritiva de las verduras y hortalizas producidas. La calidad se demuestra tanto en su sabor así como en el aporte de contenidos esenciales como minerales fundamentales para nuestro organismo.

Respeto al medioambiente, reduciendo su contaminación

En los invernaderos ecológicos está totalmente prohibido el uso de fertilizantes químicos, pesticidas, plaguicidas, etc que de una manera u otra pueden producir filtraciones en el terreno. Pudiendo llegar a pozos, acuíferos, playas, embalses… Afectando a nuestro entorno, y naturaleza.

Los invernaderos ecológicos abogan por el uso de recursos naturales para no afectar al medioambiente. Reduciendo su contaminación.

Consejos

  1. Usar nutrientes ecológicos, materia orgánica para enriquecer el suelo del invernadero y favorecer así el crecimiento de las plantas.
  2. Uso de mallas mosquiteras (Anti-trips) y control biológico para la prevención de posibles plagas o insectos que puedan perjudicar el cultivo.
  3. La instalación de diversos sistemas para tener un control del clima en el interior del invernadero. Como pueden ser: Ventilaciones cenitales y laterales, telas de sombreo, pantallas térmicas, calefacción, etc.

© Sistemas Hortícolas Almería S.L. 2019 | Avisos Legales |