MALLAS DE SOMBREO

Mostrando todos los resultados 3

Carrito

Más información

 

Las mallas de sombreo para invernaderos son un material imprescindible si queremos conseguir resultados óptimos en nuestros cultivos. Se utilizan para regular la cantidad de luz que penetra en el interior del invernadero y nos permiten adaptar las condiciones naturales, ajustándolas exactamente a las que nuestras plantas, frutas y hortalizas necesitan.

Aunque este material es extremadamente útil, no nos servirá de nada si no sabemos escoger el que se ajuste a nuestras necesidades. De hecho, una malla demasiado opaca puede hacer que nuestro cultivo no reciba la cantidad de luz que necesita para crecer. Y, del mismo modo, una que deje pasar demasiada luz también puede afectar negativamente a nuestra cosecha.

Por eso, es importante que antes de escoger nuestras mallas de sombreo para invernaderos, sepamos exactamente cuántos tipos existen y para qué se utilizan. De este modo, podremos estar seguros de que estamos comprando la que mejor se ajusta a nuestras necesidades.

En este post concretamos para qué sirve una malla de sombreo, explicamos cuántos tipos existen y cómo clasificarlos y te ayudamos a encontrar la que necesitas para tu invernadero.

¿Para qué sirve una malla de sombreo?

Las mallas de sombreo son un material creado especialmente para ser usado en invernaderos. Están hechas a base de polietileno, un tejido de alta densidad, de diferentes colores. Lo que les permite dejar pasar o no y absorber o reflejar la luz del sol.

Si sabemos escoger la que más se adecue a las características meteorológicas de la zona en la que vivamos y a las necesidades básicas de lo que estemos cultivando, estas nos ofrecerán numerosas ventajas de las que nos podemos aprovechar.

A continuación destacamos las más reseñables:

  • Regula la cantidad de luz que penetra en nuestro invernadero, pudiendo incluso evitar la entrada de luz natural directa si lo necesitamos.
  • Evita el estrés lumínico de las plantas.
  • Reduce la temperatura y, como consecuencia, la cantidad de agua que demandan las plantas, frutas y hortalizas.
  • Frena el impacto del pedrisco.
  • Frena la entrada excesiva de agua de lluvia pero a la par permite su circulación.
  • Reduce cambios bruscos en oscilaciones térmicas.
  • Disminuye la presencia de insectos.
  • Permite la aireación del cultivo.

Un punto reseñable de estas mallas es que han sido fabricada para que transmitan la mayor radiación fotosintética activa mientras que repelen las ondas ultravioletas. En otras palabras, dejan pasar la radiación beneficiosa de las plantas para que realicen la fotosíntesis pero evitan las ondas dañinas.

¿Qué tipos de mallas de sombreo para invernaderos hay?

Este material puede clasificarse de acuerdo a dos criterios básicos: su porcentaje de sombreo y su color.

Por un lado, de acuerdo al porcentaje de luz solar que bloquean, en Sistemas Hortícolas Almería distinguimos tres tipos:

  • Malla de sombreo 50%: Esta malla deja pasar la mitad de los rayos solares que inciden sobre nuestro cultivo. Es la mejor opción cuando lo que queremos es conservar la mayor cantidad posible de luz pero buscamos disminuir la penetración directa de los rayos solares que pueden resultar dañinos.
  • Malla de sombreo 65%: Esta opción es apta tanto para reducir la radiación del sol como para interferir en las condiciones climáticas. Bloquea buena parte de los rayos solares y está recomendada para plantaciones exteriores en lugares muy soleados.
  • Malla de sombreo 80% y 90%: Estos modelos anulan prácticamente la mayor parte de la incidencia de rayos solares. Como resultado, es capaz de reducir la temperatura y aumentar la humedad.

Por el otro lado, en nuestro catálogo podrás encontrar mallas de sombreo de tres colores:

  • Malla de sombreo negra: Gracias a su color, esta opción es la que suele dar más sombra y también es la que hace que aumente más la temperatura de todo lo que se encuentre cubierto por ella. Es importante que tengamos en cuenta este factor para no utilizarla en zonas muy calurosas.
  • Malla de sombreo verde: Este color es capaz de modificar el espectro de luz que llega a los cultivos, activando su función clorofílica. En tonos más oscuros puede tener un efecto similar a la malla negra en la temperatura pero su color reduce su efecto visual.
  • Malla de sombreo gris. Adecuada si lo que buscamos es un efecto similar a los proporcionados por las pantallas térmicas por su capacidad para reflectar el sol.

¿Qué malla de sombreo necesito para mi invernadero?

Una vez que conoces las características básicas de las mallas de sombreo seguro que te resulta mucho más fácil decidir cuál utilizarás en tu invernadero. A modo de resumen y para concretar lo explicado anteriormente.

La malla de sombreo del 50% es la más empleadas en los invernaderos del sur de España y en los cultivos exteriores del norte. Mientras, la del 65% de opacidad es la que más se emplea en cultivo de plantas ornamentales y también la óptima para otros usos como cubierta de trailers, contenedores y obras para evitar daños por luz solar en distintos materiales. Por último, la malla de sombreo del 80% es la que más se usa en las zonas del sur de la Península donde hay muchas horas de sol durante bastantes días al año. También se recomiendan para sombrear eventos al aire libre y proteger del sol a personas.

Mallas de sombreo para invernaderos - 2

Las mallas de sombreo son un material que no puede faltar en tu invernadero. Se utilizan para regular la cantidad de luz que entra en su interior y nos permiten adaptar las condiciones naturales exactamente a las que nuestras plantas, frutas y hortalizas.

Utilizando mallas de sombreo podrás conseguir mejores resultados en tus cultivos escogiendo entre diferentes porcentajes de bloqueo de la luz solar y colores para adaptar a tu gusto la iluminación del invernadero.

Te animamos a echar un vistazo al resto de productos de mallas y plásticos para invernaderos que puedes encontrar en nuestra tienda online.

Abrir chat