MALLA MOSQUITERA

Mostrando todos los resultados 4

Carrito

Más información

Las mallas mosquiteras para invernaderos son esenciales para proteger nuestros cultivos a la vez que permitimos la entrada de luz y la circulación de aire. Si estás cansado de que los insectos ataquen tu cosecha, instalar una de estas piezas es la solución. Han sido especialmente diseñadas para aislar nuestros invernaderos y cuentan con diferentes densidades y espesores. Es importante tener en cuenta que cuanto menor sea su porosidad, mayor protección ofrecerá contra los insectos, pero menor aireación tendremos en nuestro invernadero. Por eso es esencial saber qué necesitamos concretamente.

Es importante que antes de adquirir una malla mosquitera para invernadero conozcamos a la perfección cuáles son sus características. Por eso hemos querido dedicar este post a explicar qué es exactamente este material y para qué podemos utilizarlo. También aprovecharemos para ofrecerte una serie de consejos para que, una vez que hayas adquirido el modelo necesitas, puedas instalarlo tú mismo.

¿Qué son las mallas mosquiteras para invernaderos?

Las mallas mosquiteras también son conocidas como malla anti-insectos por los agricultores. Estos materiales se utilizan en los invernaderos para varias funciones aunque la principal es la de proteger nuestros cultivos de pequeños agentes externos.

Existen varios tipos de mallas que se clasifican principalmente por la densidad que tiene su trama. Para que nos resulte mucho más fácil, podemos distinguirlas a simple vista por su color, siendo menos densas las que tengan un tono más claro. Esta característica se traduce en la cantidad de aire que dejan pasar y, obviamente, en el tamaño de los insectos que pueden colarse en el invernadero.

La densidad viene determinada por el número de hilos que tiene cada centímetro cuadrado del producto. Empezamos distinguiendo las de 6×6 y 6×9, que son las mallas mosquiteras para invernaderos más comunes y, después, pasamos a las más tupidas y espesas; que reciben el nombre de antitrips. Para que lo comprendamos más fácilmente, las medidas empezarían con una malla que cuenta con 6 hilos en una dirección y otros 6 en la otra. A partir de allí iríamos subiendo a 6 x 9 hilos, 10 x 16 hilos y, por último, 10 x 20 hilos; el grado máximo conocido como antitrips.

En Sistemas Hortícolas Almería podrás encontrar malla mosquitera 10×16, malla mosquitera 10×20 y malla mosquitera 6×9.

¿Para qué podemos utilizarlas?

Las mallas mosquiteras y antrips resultan de mucha utilidad en nuestro invernadero. Por eso es interesante contar con ellas cuando lo construyamos e ir cambiándolas cuando lo necesitemos. Aunque, cabe destacar que si optas por un material de calidad, podemos garantizarte de que se mantendrá en condiciones óptimas durante al menos unos cuatro años.

Estas son las funciones principales que tienen las mallas mosquiteras para invernaderos:

  • Protección de cultivos: Evitan la entrada de insectos que pueden perjudicar la salud de nuestra cosecha, transmitir enfermedades a las plantas o contaminarlas.
  • Barrera protectora: Ofrece una capa de protección extra contra las inclemencias metereológicas, resultando especialmente útil como refuerzo contra el viento.
  • Techumbre para los invernaderos en cultivos de verano.
  • Protección para las ventanas de todo tipo de invernaderos
  • Ayuda para crear el microclima ideal: Su porosidad ayuda a la aireación mientras que mantienen la temperatura óptima.

¿Cómo instalar una malla mosquitera?

Instalar mallas mosquiteras para invernaderos es un proceso muy sencillo en el que la mayor complicación será mantenerla con la tensión óptima para que no se doble pero tampoco se rompa. A continuación te detallamos los pasos a seguir:

    1. Planear y obtener los materiales: Una malla mosquitera de las dimensiones que necesites, unos perfiles y con sus listones o junquillos para fijarla (o alambre en el caso de perfil zigzag) y tornillos y tuercas para sujetarlos. Como herramienta imprescindible necesitarás un taladro.
    2. Instalación del perfil sujetador: Debemos de fijarlo a la parte exterior de la estructura del invernadero. Utilizaremos el taladro para atornillarlo fijándonos en que este apunte hacia el exterior.
    3. Colocar la malla mosquitera para invernadero asegurándonos de que está estirada pero no ejercemos demasiada tensión como para romperla.
    4. Fijamos la malla al perfil: Ajustamos el material dentro de la hendidura del perfil y la aseguramos con un sistema a presión mediante un listón o junquillo
    5. Cortamos el excedente de malla con ayuda de unas tijeras.
    6. Revisamos en busca de alguna rotura.
    7. Podemos añadir una pinza en el centro de la malla para que esta no oscile o se mueva mucho cuando la ventana esté semiabierta, unida con un cordón elástico a algún poste de la estructura.
    8. Listo, ya tenemos nuestra malla mosquitera instalada.

Una malla mosquitera es el producto ideal para proteger tus cultivos sin bloquear la luz solar.  Es la mejor solución si estás cansado de que las moscas y mosquitos arruinen tus frutas y hortalizas pero no quieres bloquear la entrada a insectos beneficiosos para tus cosechas

Gracias a la posibilidad de escoger entre diferentes espesores y densidades para tu malla mosquitera podrás controlar la circulación del aire y el tamaño de los insectos que pueden acceder a tus cultivos, llegando al bloqueo total si es necesario.

Echa un vistazo a toda nuestra oferta de mallas y plásticos para invernaderos.

Abrir chat