Sistemas Horticolas Almería

Lunes a viernes
8:00–13:30, 16:00–19:00

INICIO

MI CUENTA

CARRITO

BLOG

WHATSAPP

Malla Antihierbas 105g rollo de 25m

21,00

Diseñada para evitar el crecimiento de malas hierbas.
Color Negro

Descubre nuestra Malla Antihierba, la solución perfecta para mantener tu jardín, huerto o invernadero libre de malezas con facilidad. Disponible en rollos de 25 metros de largo, puedes elegir el ancho que mejor se adapte a tus necesidades: 1 metro o 2 metros. En un elegante color negro

La tela antihierbas 105 gr está diseñada para evitar el crecimiento de malas hierbas en el marco de plantación, evitando así posibles plagas o virus que puedan tener esas malas hierbas.

La tela antihierbas 105 gr tiene una ocultación de 99%, gracias a esto se evita la entrada de los rayos solares que son la principal fuente de crecimiento de las malas hierbas. A su vez es transpirable, por lo que filtra el agua y evita encharcamientos en el suelo del invernadero.

 

Color Negro
Gramaje 105 gr
Transmisión luz 1%
Anchos estándar 1m- 2m
Largo estándar 25 metros.

 

YouTube video

Beneficios de la malla Antihierbas según su Color:

Malla Antihierbas Negro:

  • Durabilidad: Este tipo de malla es conocido por su resistencia a largo plazo, siendo capaz de soportar las condiciones climáticas durante períodos prolongados.
  • Permeabilidad: A pesar de bloquear el crecimiento de las hierbas, permite que el agua pase a través de ella, asegurando que el suelo debajo siga recibiendo el riego necesario.
  • Climas más fríos: En regiones con climas fríos, la malla antihierba negra puede ayudar a aumentar la temperatura del suelo al absorber más calor solar. Esto puede ser beneficioso para acelerar el crecimiento de plantas en primavera y otoño.
  • Control de malezas perennes: En áreas donde las malas hierbas perennes, como la grama, son un problema persistente, la malla negra puede ser más efectiva. Bloquea mejor la luz solar y, por lo tanto, dificulta el crecimiento de las raíces de las malas hierbas.
  • Estética del suelo: La malla negra a menudo se usa en proyectos de paisajismo donde se busca una apariencia más uniforme y estética del suelo.
  • Absorción de calor: En la agricultura de estaciones más frías, como el cultivo de fresas, la malla negra se usa para aumentar la temperatura del suelo y acelerar la maduración de los cultivos.

 

¿Qué es una tela antihierba?

Una tela antihierba es una malla fabricada con polipropileno tejido con rafia. Esta permite una transmisión de luz prácticamente nula, que se sitúa en torno al 1%. Esta cualidad la convierte a su vez en una malla muy tupida y resistente.

La tela antihierba permite el paso del agua y del aire, pero a la par, bloquea el paso de la luz solar para evitar el desarrollo de las malas hierbas que puedan salir en el interior del invernadero, huerto o jardín.

 

¿Para qué se utiliza en el invernadero?

El principal uso de la tela antihierba en los invernaderos consiste en evitar el crecimiento de la mala hierba que puede afectar al desarrollo y calidad del cultivo entre las plantas de producción.

Al no dejar pasar la radiación solar, bloquea la función de la fotosíntesis en las hierbas que nacen en ese suelo; eliminando su principal fuente de alimento.

La tela se extiende por todo el suelo del invernadero, dejando libre los hoyos en los que se procederá a plantar el cultivo que se desarrollará en el interior del invernadero.

Esta tela tiene que estar en contacto con el suelo y tenemos que evitar que se creen pequeñas bolsas de aire entre el suelo y la tela. También es importante que el producto esté bien colocado y sujetado para que no impida un correcto desempeño del trabajo que se realizará en el interior del invernadero.

En los últimos años, este tipo de tela también se ha empezado a emplear para cubrir balsas y pequeños embalses o piscinas. La tela elimina prácticamente la evaporación y pérdida de agua. A la vez, evita que entre la suciedad, objetos y animales al interior; manteniendo el agua de la balsa en buen estado.

¿Como instalar la malla antihierbas?

La instalación de la malla antiherbas es una tarea sencilla

En primer lugar, debemos limpiar bien la zona donde se quiere instalar la malla antihierbas, debemos quitar todas las malas hierbas y alisar el terreno para una correcta instalación.

En segundo lugar, procedemos a la instalación de la malla antihierbas, desliando la bobina y procediendo a colocarla en la zona previamente limpiada, extendiéndola por todo el terreno, evitando que queden bolsas o cámaras de aire entre el suelo y la malla antiherbas.

Para fijarla al terreno empleamos clavos de unos 15 centímetros de largo. Entre clavo y clavo debe haber una distancia de 50 o 70 centímetros.

Disponemos de 3 tipos de clavos, dependiendo de la dureza del terreno podemos emplear unos u otros.
Los diferentes tipos de clavos son los siguientes:

Clavos de acero de 15cm con arandela ancha: Este tipo de clavo es ideal para los terrenos más duros y compactos.

Clavo forma de U inoxidable, este clavo tiene forma de U y cuenta con una medida de 4 centímetros de ancho y 15 centímetros de largo, es ideal para terrenos áridos que no presenten ningún tipo de resistencia al fijar el clavo al terreno.

En los solapes o uniones de una malla antiherbas junto a otra malla antiherbas debemos dejar como mínimo un solape de 10 centímetros.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.